31 ago 2017

BOX San Sebastián y Cristobal Balenciaga

Esta historia comienza con un nombre de mujer: Teresa, madre de Pepi Baragaña, esposa de Manuel González,  fundador de BOX San Sebastián.

En el último post donde os contamos todo sobre el Espacio de Diseño Local (la última iniciativa del Cristóbal Balenciaga Museoa que apuesta por dar visibilidad al talento de marcas de diseño de moda local) os adelantábamos que pronto os contaríamos un poco más sobre la bonita historia que une nuestra marca con el modisto vasco. Pues bien, ese momento ha llegado y lo queremos compartir con todos vosotros… 

Era 1948 y la ciudad de San Sebastián resurgía y florecía, poco a poco, superados los duros años de la Guerra Civil española. Entonces, Manuel González se instalaba en una buhardilla del Casco Antiguo de la ciudad para iniciar su actividad como marroquinero, después de haber estado 8 años aprendiendo el oficio de guarnicionero. Manuel no estaba solo, en aquella aventura marroquinera le acompañaría Pepi Baragaña, la joven que dos años más tarde sería su mujer.

Así es como se empezó a escribir una historia que casi 70 años después sigue sumando retos, satisfacciones y, sobre todo, experiencia y saber hacer. Una historia que siempre ha tenido como escenario San Sebastián, fuente inagotable de inspiración para BOX, una marca que imprime el carácter único de la ciudad, el mismo que motivó a Cristóbal Balenciaga a abrir en 1917 su primera tienda en esta cosmopolita ciudad del norte de España.

Pero la historia que une al considerado mejor modista de todos los tiempos con la marca BOX dio comienzo unos años antes… ¿Os apetece conocerla? Allá vamos…

Esta historia comienza con el nombre de una mujer: Teresa, madre de Pepi, quien desarrolló sus primeros años de modista con el maestro Balenciaga trabajando como una de sus oficialas de primera durante la Belle Époque donostiarra. Las circunstancias de la vida y su excepcional dominio y conocimiento sobre la técnica del Moulage, propiciaron la creación de su propio taller de alta costura para satisfacer la creciente demanda existente entre la burguesía de San Sebastián.

De los cuatro hijos de Teresa, Pepi creció entre telas, hilos, patrones y maniquíes y, sobre todo, mucho arte. Fue en el taller con su madre donde aprendió todo sobre el oficio y donde cultivó su creatividad empujada por el exigente nivel de detalle que se requería para satisfacer el refinamiento de la destacada clientela de aquella época.

Y así dio comienzo una de esas historias que hoy nos costaría imaginar: la historia del espíritu compartido entre BOX y Balenciaga, un espíritu en el que se dan la mano 9 realidades poco casuales y que nos gustaría contaros…

  1. Referentes maternos: Martina para Cristóbal Balenciaga y Teresa en el caso de Pepi Baragaña, ambas costureras, fueron el referente creativo de sus hijos ayudándoles a desarrollar sus carreras en el ámbito de la moda. Las telas y los patrones fueron sus juguetes y pronto desarrollaron ese gusto por las formas, los colores, los tejidos, …
  2. Ciudad de veraneo burguesa: históricamente, San Sebastián se erigió como ciudad de veraneo de la alta aristocracia europea, un tipo de visitantes muy selecto que buscaba en la ciudad a expertos maestros que complacieran sus exigentes necesidades a la hora de vestir. Así, Teresa trabajó para la aristocracia afincada en la ciudad, y también Manuel, quien aprendió el oficio de guarnicionero en un taller cosiendo los arreos de caballería para la Casa Real Española cuando ésta veraneaba en la ciudad. Por su parte, Balenciaga tuvo como mecenas a la VII Marquesa de Casa Torres y entre su clientela más habitual estaba también la familia Real Española y la aristocracia de la época.
  3. Jóvenes, emprendedores y trabajadores: posiblemente, Manuel González y Cristóbal Balenciaga no se imaginaron la dimensión que alcanzarían sus negocios, cada uno en su medida. Ambos fueron unos visionarios de su época, apostaron por su sueño y con esfuerzo y maestría lo llevaron a cabo.
  4. San Sebastián y su tradición: fuente de inspiración para ambos, la ciudad y su tradición y costumbres han sido punto de partida en creaciones únicas de las dos marcas. Balenciaga despegó en la Belle Epoque de la ciudad y diseñó la “chaqueta arrantzale” (“chaqueta de pescador” en vasco) inspirada en los pescadores vascos que vio en su Guetaria natal. En 1977, BOX diseñó el tirador metálico de sus bolsos inspirado en la talla de las piedras de los edificios históricos de la ciudad y, más tarde, desarrolló su forro de Jacquard cuyo color rinde homenaje al de la arena de las playas donostiarras.
  5. Maestría indiscutible: Tanto Manuel González como Cristóbal Balenciaga fueron maestros en sus respectivos ámbitos. El alma máter de BOX conocía a fondo las pieles y dominaba todas las técnicas marroquineras junto con la perfección en los detalles que imprimía Pepi. Qué decir de Balenciaga y su destreza en el manejo de la técnica del patronaje y la costura, su conocimiento sobre las formas femeninas, los volúmenes, los tejidos, …
  6. Un estilo atemporal: atemporalidad es el rasgo común de los diseños de BOX y Balenciaga. Balenciaga jugó con los volúmenes como nadie, consiguiendo modificar la silueta de la mujer, creando la línea barril, las faldas globo, los vestidos túnica, … diseños que a día de hoy siguen siendo tendencia. Los bolsos de BOX pasan de generación a generación. Y lo hacen tanto por su calidad como por su estilo que no entiende del paso del tiempo. 8010y6 es el nombre del bolso más icónico de la marca, creado hace ya 37 años y que a día de hoy mantiene su estructura intacta sometiéndose cada temporada a actualizaciones que hacen de él un bolso deseado y eterno.
  7. Originalidad y funcionalidad: líneas fluidas y corte impecable que permiten a la mujer moverse con libertad en el caso del modisto. Estructuras pensadas, acabados minuciosos y detalles funcionales para la comodidad del día a día de hombres y mujeres en el caso de BOX.
  8. Apuesta por la continua renovación preservando la esencia: Balenciaga sigue siendo una de las referencias mundiales de la moda 100 años después de abrir su primera tienda en San Sebastián. Y han pasado casi 70 años desde que Manuel y Pepi comenzaran la aventura de lo que es hoy BOX San Sebastián, una marca de marroquinería que late más fuerte que nunca gracias al empuje y convencimiento de una familia de expertos marroquineros.
  9. Abiertas al mundo: dos marcas con gran bagaje histórico y creativo que siguen intactas al paso del tiempo. BOX con tiendas físicas únicamente en su lugar de origen, tienda online para Europa e internacionalizándose con presencia en 20 boutiques de Japón. Balenciaga, referente de moda a nivel mundial y celebrando el centenario de la apertura de su primera tienda en San Sebastián, en el número 2 de la calle Vergara, a escasos 300 metros de la primera tienda de BOX en la calle San Martín.