09 nov 2017

BOX San Sebastián bolsos

Dicen que la inspiración es impredecible, llega cuando menos te lo esperas y puede venir de cualquier sitio. En el caso de nuestro padre, Manuel González, había un estímulo muy claro: la magia.

 

Manuel nació con alma de artista. Con solo 14 o 15 años bailaba claqué, emulando a su artista favorito: Fred Astaire. Cuando actuaba, como eran tiempos difíciles, solo disponía de unos zapatos a los que, con una asombrosa habilidad y cuidado, clavaba unas chapas y se ponía a bailar. Cuando finalizaba, con mucho mimo, quitaba las chapitas y aquellos zapatos de Fred, como por arte de magia, volvían a convertirse en los de Manolo.

Años más tarde, a su afición por el claqué se unió su interés por, tal y como decía él, “los juegos de manos”: la fusión de lo mejor de la magia con pinceladas de papiroflexia. En su biblioteca personal acumulaba libros de ambas artes que, sin duda, le ayudaban e inspiraban en la creación de bolsillos, pliegues ocultos y otros muchos desarrollos marroquineros que supo plasmar con asombroso éxito junto con Pepi, su mujer.

En 1970, su pasión por los juegos de manos y su arte marroquinero se dieron la mano en el monedero Origami, un diseño sobrio basado en la unión de un triángulo y un rectángulo de piel cosidos y unos estudiados cortes y dobleces que consiguen plegarse en un cuadrado cerrado para guardar monedas.

Timpelapse_origami_BOX

Esa inspiración mágica que Manolo no dudaba en llevársela a diario al taller para imprimir en los diseños de BOX San Sebastián múltiples efectos. A día de hoy, la segunda generación de la marca ha heredado esa sabiduría mágica de su padre, sello de la casa, gracias a la cual siguen diseñando piezas que destacan por la versatilidad en su uso, magia en su apariencia y por lo que muchos clientes denominan a sus bolsos como… Smart Bags.

Diseños BOX destacados por sus funcionalidades cuasi-mágicas:

*Manuel González es presidente honorífico de Xixka, la Asociación de Magos de Guipúzcoa, que él mismo creó junto a otros amigos también magos.